Socarrada, cerveza mediterránea


En verano de 2010 nace uno de los proyectos más ilusionantes de estos jóvenes empresarios. Gracias a la casualidad Sergio Iborra, profesional de la comunicación publicitaria y Rafa Suñer, animador socio-cultural y licenciado en historia del arte, decidieron sacar una cerveza al mercado que fuera “mel de romer” (miel de romero en valenciano). De ahí surge la idea de elaborar una cerveza con miel de romero y romero, planta autóctona de Xàtiva (Valencia) donde está situada la planta cervecera.

Por Ángel Marqués Ávila. – Periodista

Con tan sólo seis años de vida las marcas fabricadas por PREMIUM BEERS FROM SPAIN son las más reconocidas del mercado español con una producción anual cercana a 650.000 litros al año, que se ha traducido en que Cervezas LA SOCARRADA cuente actualmente con un posicionamiento líder en el mercado de la cerveza artesanal española con una producción anual de 2 dos millones de botellas. Sus marcas principales son:

Er boquerón «Un brindis por la gente salada”

Se trata de una cerveza tipo GOLDEN ALE, elaborada con la fusión de dos conceptos, las  raíces marineras, de la tierra donde nace, la Comunidad Valenciana y el amor a la cervecita bien fría, que el maestro cervecero tiene como prioridad. La primera y única cerveza con agua de Mar. Contiene Agua de Mar Viva, captada del Mediterráneo en lugares con un altísimo valor biológico, rica en oxígeno, minerales y compuestos orgánicos. Mediante una microfiltración en varias fases, una esterilización en frío y un sistema de purificación selectivo, se consigue eliminar la materia orgánica, las bacterias y el resto de microorganismos, sin alterar la composición mineral y la riqueza de los oligoelementos.

cerveza
Socarrada, cerveza mediterránea

Cerveza de color dorado y turbio, con una graduación en el alcohol de 4,8% volumen,  que en boca regala el disfrute de una sensación mineral, ligera, con notas a balsámicos y baja en amargor. Su principal carnet de identidad que la  caracteriza es por ser una cerveza artesanal, con ingredientes naturales y siguiendo para su elaboración la Ley de Pureza Alemana de 1506. Una cerveza fresca, rubia y sobre todo fácil de tomar. Sin gas añadido. Sin filtrado. Sin pasteurizado, soy contiene agua del mar mediterráneo, maltas de cebada, lúpulos y levadura.

Mala vida » Y tú qué vida llevas?»

Se trata esta vez de una cerveza ALE WOOD AGE (primera fermentación a alta temperatura) con
toques de barrica de roble Americano, segunda fermentación en botella. Solo lleva agua, lavaduras naturales, vino tinto Mala Vida. El resultado es una triple malta tipo Pilsen, originaria de Republica Checa, malta blanca poco tostada alta en azucares y baja en sabor.

Es de la denominada cerveza «red», malta roja astringente, recuerda en boca un tinto crianza o reserva. Se elabora con malta tipo Cara Aroma, que una malta tostada y caramelizada, dándole tres lúpulos : challenguer, marca el amargo; villamette, marca el carácter floral y el mounthood, resalta el signo especiado que emerge de esta cerveza.

La etiqueta fue diseñada por Francesca Della Croce; representa el significado de «Mala Vida», que no es más que disfrutar de la Buena Mala Vida.

Es una cerveza roja que se puede encuadrar entre la rubia y la tostada con un valor de 33 según la escala EBC o European Brewery Convention, que es la escala de medición del color de las cervezas que se emplea en prácticamente todo el mundo, salvo en Estados Unidos que cuentan con un sistema propio.

Resalta al servirla su espuma densa, con cuerpo, muy persistente, burbuja muy fina y color blanco roto. En nariz se nota el punto floral del lúpulo que aporta frescor. Es una cerveza baja en carbónico.

En boca es  golosa amplia y fácil de beber con notas de vainilla y de tostado, se trata de una cerveza Ilena de matices y con un perfecto equilibrio dulce y amargo.

Mala Vida   es un producto 100% NATURAL, sin conservantes, ni colorantes ni nada raro. En la elaboración no se homogeniza, no se filtra, no se añade gas y No se pasteurice. Se recomienda no mover la botella para evitar mover los sedimentos de las levaduras muertas, por lo que  se aconseja no servir el último dedo de cerveza.
Estas a punto de probar una cerveza VIVA con alma de Vino. Tomar sin precaución provoca adicción.

Sabias qué…? La etiqueta fue diseñada por Francesca Della Croce; representa el significado de «Mala Vida», que no es más que disfrutar de la Buena Mala Vida.

Winter honey ale “La gastronómica”

Esta cerveza me trae a mi mente recuerdos de una tipo Bockbier, sin el olor a alcohol. En la que surgen ciertos toques a madera muy prudente, posiblemente debido a la levadura. Lo que si aparece de forma muy evidente y lo domina todo el perfil es el romero con sus olores de pan tostado y corteza de pan mojado. En la tercera degustación, aparecen notas de cereza, caramelo, pera y pimienta negra. Amargor discreto. Agitación justa y correcta. Persistencia notable del perfil de maltas tostadas en la vertiente dulce.

Los ingredientes fundamentales son el romero y miel de romero, además del agua, la levadura y las maltas de cebada. También destaca que se trata de  triple malta, doble fermentación, sin gas añadido, sin filtrado, ni pasteurizado.

Su graduación en alcohol es de 6% Vol. Al tomarla brota su sabor característico a romero y miel, que la definen como una cerveza gastronómica, para comer con ella.

Esta cerveza ha sido galardonada en 2012 y 2016 como uno de los mejores sabores del mundo por la International Taste & Quality Institute de Bruselas (Bélgica). Y en el 2015, fue distinguida con la medalla de bronce en la South Beer Cup de Sudamérica dentro del estilo cervezas especiadas y herbales.

A simple vista destacan su color ámbar turbio y denso. Al tomarla se aprecia que es una cerveza que continúa madurando dentro la botella y con levadura residual en el fondo de la botella necesaria para su evolución.

Esta cerveza marida fenomenal con jamones, patés, verduras, cerdo, carnes a la brasa y pescados muy sabrosos. Un plato que está en perfecto maridaje con ella es una coca de higos y foie, arroces de todo tipo, además de la paella valenciana con sus aromas a romero.

Cocción y fermentación

Una de las características que más destaca de la planta cervecera sita en Xàtiva es que toda la zona productiva está acristalada de forma que se puede ver desde fuera cómo se elaboran nuestras cervezas. claras.

SONY DSC

La sala de cocción está diseñada en Italia y está compuesta de tres cubas que permiten realizar en una misma jornada de trabajo la maceración, el filtrado y el hervido del mosto. Esta sala cocción nos permite elaborar dos elaboraciones seguidas sin necesidad de parar los diferentes procesos productivos. Una gran ventaja cuando es necesario producir todos los días de la semana. Los depósitos son de acero inoxidable con camisa de frío que permiten poder  trabajar siempre con una misma temperatura en primera fermentación, necesario para estabilizar el rendimiento de la cerveza y mantener así todas sus propiedades organolépticas.

Estas cervezas son todas de alta fermentación. Esto significa que la maduración se realiza a temperaturas altas en torno a los 21º C y es fundamental tener un control de la temperatura de la cerveza durante los siete días que se necesita según el maestro cervecero de la fabrica para la primera fermentación.



Anterior Cuajada de queso Bauma con Salsa de fruta de la pasión
Siguiente Celebra el día del movimiento del vino D.O

Sin Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.