La Unión sabe a …’Umami’


Tenerife tiene un nuevo sabor en boca, un ingrediente que siempre estuvo ahí, a la mano, pero que para usarlo se tuvo que tener una meta en común, un objetivo y claro, algo que nos perjudicara a todos por igual y se tuvo ‘la injusticia’.

Reconocer los errores es una característica de las más difíciles de encontrar en algunas personas, pero esa característica distingue a unos de otros y, como bien reza el dicho popular: “Rectificar es de sabios”.

La soberbia no es una buena consejera, eso se da por sentado, y nunca ha llevado a buen término a lo largo de cualquier capítulo de la historia, solo se aspira, solo queremos, que como ciudadanos de esta parte del planeta, poder sentir que quienes gobiernan el terruño donde vivimos, lo hacen igual para todos.

Esa competencia entre islas se está convirtiendo en tóxica, está ennegreciendo el panorama y hay que pararlo a tiempo, Canarias, las Islas Canarias debe aprender a ser una sola, un destino y un territorio a desarrollar equitativamente en 8 partes, esto se ve y se comenta, pero no se hace nada al respecto.

Por ejemplo, hace poco en Madrid Fusión nos comentaban amigos de península que no entendían porque en los stands de de las Islas Canarias se percibía, no solo la competencia y lucha por ganar la atención del público de uno sobre el otro, sino la separación que hay entre las islas.

Madrid fusión 2021

Es difícil dar una explicación lógica a esa pregunta, el ser humano sigue siendo un universo por explorar, pero lo que sí es cierto es que se debe, se tiene que usar el concepto de usar un buen criterio al momento de tomar decisiones, esto, con el único objetivo de tratar de hacer las cosas bien y no es tan difícil, el criterio no es otra cosa que: “Regla o norma conforme a la cual se establece un juicio o se toma una determinación”, pero para esto hay que saber escuchar, detalle primordial.

La unión ha sido siempre una caja de pandora, esto pasa en todos los gremios, países y en casi cualquier congregación que pueda existir, pero es una tarea que debemos ponérnosla todos y entenderla, si realmente queremos lograr objetivos positivos y productivos para Canarias.

La unión sabe a Umami

Si algo debemos aprender es a valorar el trabajo de los demás, sea tan bueno o mejor que el de uno, de eso se trata, de aprender de los maestros, la falta de experiencia no puede ser una excusa y que sea toda una población quienes paguen los platos rotos. Es claro que redescubrimos que en la unión está la fuerza, ahora seamos severos y estrictos con nuestros derechos, pero hagámoslo de manera sensata, no cometamos el mismo error de otros de no escuchar y no atender a los reclamos, las necesidades, busquemos una media para la situación que vivimos.

Así que, ese sabor tan especial como lo es el umami y del que no se puede abusar para lograr la exquisitez más allá del dulce o salado, el amargo o el ácido, es como debemos manejar el timón para lograr consensos y no abusos, que este esfuerzo de coincidir en un punto de encuentro en el sector gastronómico se convierta en una «máquina de generar bienestar», que fabrique éxitos que repercutan en la restauración, para que de una vez por todas, este sector logre consolidarse y sea respetado, como lo que es, un pilar del sector productivo de Canarias.

¡Las ayudas ya!

Es el momento de aportar entre todos, cada situación debe estudiarse, sí, pero con celeridad, porque el oxígeno debe darse cuando se necesita, nunca debe llegar tarde, ahora se debe plantear de manera seria y consensuada que lleguen las ayudas al sector de la restauración, porque, quedó demostrado que es una de las partes más importante de este aparato productivo de las islas, quiero pensar que no hay dudas al respecto, con esto no se juega, todo el sector gastronómico en sí, es una sociedad productiva que incluye a la restauración, la agricultura, la pesca, la ganadería, las queserías, al sector vitivinícola, etc. Todos estos sectores necesitan ayudas, porque hay que hacer que las ruedes giren, hay que crear una especie de «centrífuga productiva» para todos haciendo que el dinero circule y para eso, se necesita un apoyo cierto, real, para poder seguir impulsando el turismo, y señores recuerden, “No hay mejor postal de una región, que su gastronomía«

En este, más de un año de pandemia, que ha sido más que duro, podemos decir que más de 85.000 establecimientos en España se han visto obligados a cerrar a lo largo del tiempo que llegó el coronavirus, es momento de achicar, el barco que está haciendo agua y hay que tomar medidas de manera acelerada, se ha esperado mucho porque lleguen ayudas verdaderas, no promesas y no tantas reuniones “Técnicas” para dar ayuda atrasada, dar créditos no son ayudas,  créditos que, con lo que se vive resultan impagables y se convierten en un peso aún más fuerte para los empresarios de la hostelería.

Oído Gobernantes ¡el sector ya ha hablado!

Anterior La Universidad Europea de Canarias, Titsa y Mac fomentan hábitos saludables a través de carteles diseñados por estudiantes
Siguiente Fincas de Nicaragua, café muy especial, tostado en Madrid

Sin Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.