POR: Cristian Carrera Villarreal ©Maridaje Latitud «0»
Cuando los grandes fogones de la vida nos dan la sabiduría y el talento necesario para cocinar, tenemos en nuestras manos el poder de trasformar la vida de la humanidad desde sus estómagos, y de conquistar su corazón desde su paladar, porque no hay alma que se resista ante el poder de un cocinero que está orgulloso de su profesión; por eso:

Si en tu vida tienes más recetas que amigos, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si cuando te invitan a un lugar, te ponen a cocinar, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si amas al mundo a tu manera y no conoces de limitaciones, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si en tu agenda tienes dibujos de gorros de cocina, cuchillos, o ingredientes, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si asistes a más fiestas y eventos ajenos, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si entre tus películas favoritas esta Ratatouille, La receta de la felicidad y el Chef, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si tus temas favoritos de conversación son acerca de comida, ingredientes, y recetas, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si eres constante, atrevido y no le temes a ningún reto, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si cuando vas a un restaurante te fijas hasta en el último detalle y pruebas todo cautelosamente para ver en que está fallando tu colega, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si eres de los que pasa más tiempo dentro de un mundo mágico llamado cocina y tu red social favorita se llama “PALADAR”, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si subes constantemente tus creaciones gastronómicas a las redes sociales para presumir de ellas y despertar el hambre, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si eres de aquellos que considera que un uniforme limpio y bien presentado es la mejor carta de presentación ante tus clientes, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si muchas veces no distingues si es de día o de noche después de pasar largas jornadas de trabajo dentro de tu cocina, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si ante tu familia nunca te muestras cansado y les creas grandes platillos en tu tiempo libre, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si no llevas medallas colgadas en tu pecho como muestra de grandeza sino que las llevas grabadas en tu corazón como muestra de humildad, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si estudias meticulosamente el porqué de todos los procesos y sucesos gastronómicos dentro y fuera de tu cocina, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si consideras que el AMOR es el ingrediente secreto para cualquier receta por más simple o compleja que sea, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si te levantas cada mañana pensando qué ingredientes fusionar para obtener un mejor resultado en una preparación, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si tus amigos te ven como un desadaptado social por tu comprometida pasión a la cocina, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si enseñas a cocinar sin temor, sin secretos y sin complicaciones a tus pupilos, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si aprendes lo mejor de cada persona que está a tu alrededor por más novata que sea en el campo culinario, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si nunca reprochas una invitación a comer en especial cuando otro va a ser quien cocine para medir su talento, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si tienes cicatrices de cortes o quemaduras en tus manos y las muestras con orgullo, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si te sientes orgulloso día tras día de dedicar tu vida entera a conquistar paladares a través de tu talento para cocinar, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si te formas constantemente, tomas cursos de cocina para especializarte, e investigas a diario para estar al auge de la evolución gastronómica, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si tus familiares y amigos cercanos te ven como GOOGLE GASTRONÓMICO para obtener los mejores consejos de cocina, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si te emocionas al ver como tus comensales quedan satisfechos después de probar tus creaciones, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si cuando tus manos entran en contacto con los ingredientes, sientes en tu interior un gran placer que activa tus sentidos y afloran tus emociones, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si dominaste la cocina empírica y la convertiste en una cocina profesional, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si dejaste de juagar a la cocinita para enfrentarte a un mundo real dominado por el hambre, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si convertiste la infinidad de teoría recibida en clases en práctica, dedicación y convicción para aguantar las largas jornadas de trabajo, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si encuentras en cada detalle por más simple que sea un universo de oportunidades para crear algo mágico, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si nunca te rendiste por más difícil que fuese el obstáculo, o por más dura que se la jornada de trabajo, de seguro tienes FAMA DE COCINERO

Si sobreviviste a la etapa de lavar platos, pelar papas y fregar pisos en un restaurante, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Si tienes un restaurante con el nombre de tu mascota, de seguro tienes FAMA DE COCINERO.

Por estas y por muchas razones más SER COCINERO, y sentirse orgulloso de COCINAR para alimentar el cuerpo y el alma a través de la combinación casi mágica de ingredientes que despiertan al paladar, es la recompensa más grande que el MUNDO puede tener.

Recuerda no hay mayor error que dedicarte a la COCINA, si en tu vida no tienes la vocación para ser COCINERO. © Maridaje Latitud 0

Anterior La cocina perfecta. El chef no es arrogante, simplemente reclama lo que los otros callan.
Siguiente La poda de la viña

Sin Comentarios

Deja un comentraio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.