Tartar de trucha del Ártico


trucha del Ártico
Por: Katrín Björk

La trucha del Ártico es un pez de agua fría de la familia del salmón con un perfil de sabor intermedio entre el salmón y la trucha de lago.

La piel del salvelino es fácil de crujir, así que si consigues un trozo con piel, no lo tires, utilízalo como guarnición para el tartar o cualquier otro plato de pescado que estés cocinando.

Rinde para 4 raciones. Ideal como aperitivo o como plato principal

Ingredientes:

285 g de trucha del ártico o salmón
⅓ pepino
1 cucharada de menta fresca picada
1 cucharada de cebollino picado
½ cucharada de aceite de oliva
½ cucharada de vinagre
½ limón pequeño, zumo y cáscara
Sal y pimienta
¼ de bulbo de hinojo pequeño
½ taza (120 ml) de aceite para freír
Varias ramitas de eneldo

Elaboración:

Retira la piel, limpia y desvena el pescado. Coloca el pescado en el congelador durante unos 20 minutos para que sea más fácil de cortar. A continuación, corta el pescado refrigerado en cubos de 3 mm.

Elimina la piel y corta el pepino en dados y colocado en un bol con la trucha, la menta y el cebollino.

Bate el aceite de oliva, el vinagre, un poco de ralladura de limón y 1 cucharadita de zumo de limón, sal y pimienta al gusto. Vierte el aderezo sobre el tartar y mezcla.

Corta el hinojo en rodajas finas. Fríe la mitad en aceite caliente durante unos 10 minutos o hasta que se dore. Espolvorea el hinojo frito con sal y rocía la mitad fresca con unas gotas de zumo de limón.

Coloca una cucharada de tartar en un plato bonito, cubre con el hinojo fresco, el hinojo frito y decora con unas ramitas de eneldo.

Anterior PEPE BADA, “el talento quesero” del cabrales
Siguiente Chicharrón danés con papas glaseadas

Sin Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.