Ñoquis de betarraga, tierra de cerveza y puré de daikon


Por: Norbert Niederkofler | Restaurante St. Hubertus, 3 estrellas Michelin

En esta deliciosa receta de Norbert Niederkofler, los ñoquis de papa se cocinan en una reducción de remolacha que le aportan un sabor sutil, dulce y un espectacular color rosa. Para agregar textura, el chef agrega al terminado final tierra de cerveza, hecha deshidratando cerveza, pan y carbón. Esto debe deshidratarse durante la noche, así que recuerda comenzar tus preparativos con suficiente antelación.

Para los ñoquis:

  • 1 kg de betarraga (remolacha), pelada
  • 100 g de papas de piel roja
  • 100 g de papas grandes
  • 1 yema de huevo
  • 120 g de 00 harina (harina de fuerza)
  • Sal
  • Pimienta negra

Para la tierra de cerveza:

  • 125 g de pan plano
  • 150 ml de cerveza tipo lager
  • 1 g de carbón vegetal

Para el relleno de los ñoquis:

  • 100 ml de crema
  • 75 g de crema de rábano picante
  • 1,5 g de agar agar

Crema Daikon:

  • 50 g de berro daikon
  • 100 g de crema
  • 100 ml de leche
  • sal
  • pimienta negra

Además: hojas de acedera de vena roja

ñoquis

Empieza por hacer la tierra de la cerveza. Coloca el pan, la cerveza y el carbón en una batidora y licua hasta obtener una pasta suave. Esparce la mezcla en una bandeja deshidratadora y déjala secar durante la noche a 55°C. Al día siguiente, licua hasta obtener una miga fina. Reserva.

Coloca la remolacha en una licuadora hasta obtener un puré. Pasa por un colador fino y transfiere a una cacerola. Reduce el jugo de la remolacha a la mitad, quitando la espuma de la superficie. Pasa la reducción a través de un tamiz fino y dejar enfriar.

Hierve las papas en agua con sal durante 30 minutos o hasta que estén bien cocidas. Pasa a través de un tamiz de tambor y colócala el puré en un tazón. Agrega el huevo, la harina, la sal, la pimienta y 40 g de la reducción de remolacha.

Coloca la masa sobre una superficie de trabajo limpia y amasa ligeramente hasta que se una. Envolver en film transparente y reposar en la nevera durante 1 hora.

Para hacer el relleno de los ñoquis, hierve la crema y agrega el rábano picante. Retira del fuego, deja en infusión durante 1 hora y pasa por un colador fino. Añade el agar, lleva a ebullición y vierte en moldes de semiesferas de 1 cm. Una vez fríos, colocar en el congelador para que cuajen.

Extiende la masa de los ñoquis y córtala en círculos. Coloca un trozo de relleno en el centro de cada círculo y cierra la masa alrededor de él

Para la crema de daikon, hierve la leche, la crema y el berro de daikon en una cacerola. Pásalo por una licuadora hasta que esté suave y luego pasa por un colador fino. Poner a un lado.

Cocina los ñoquis en la reducción de remolacha restante durante 4-5 minutos, o hasta que estén blandos.

Emplatado

Espolvorea la tierra de cerveza en cada plato y coloca 5 ñoquis con un chorrito de jugo de remolacha. Vierte el puré de daikon alrededor de los ñoquis y adorna con la acedera de vena roja.

Anterior El Gobierno gravará fiscalmente los envases de plástico de un solo uso
Siguiente Niki Pavanelli, un chef con una receta de motivación para Canarias.

Sin Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.