Cultivo en paredones. Listán blanco


Por: Eva María Hernández Alonso Gerente D.O.P. Vinos La Palma.

En la zona de las Breñas era muy típico hasta hace algunos años. Hoy en día prácticamente ha desaparecido pues el viñedo en aquellas zonas a las que ha llegado el regadío ha dado paso a otros cultivos, últimamente al aguacate.

El cultivo en paredón surge de una época en la que la economía de subsistencia era importante, fruto de una necesidad de aprovechamiento de un terreno poco apto para otros cultivos.

Se retiraban las piedras de la zona y se concentraba la escasa tierra en esos puntos despedregados, donde posteriormente se plantaría la cepa que aprovecharía las grietas naturales de la laja volcánica existente bajo esa sorriba, para con sus raíces llegar al verdadero suelo fértil en el que encontraría lo necesario para vivir.

Cultivo en paredones. Listán blanco

En la foto observamos un paredón típico de medianías en el que se combina viña con huertas. La viña está plantada en las orillas de la huerta y desarrolla su parte aérea apoyada sobre el paredón.

cultivo
Cultivo en paredones

Formas de un pasado que han llegado al presente conservadas por algunos románticos más por amor y para emocionarnos, que por rentabilidad económica, aunque soy de las que piensa que hay muchas formas de medir la rentabilidad.

Más información sobre esta forma singular de cultivo la pueden encontrar en el trabajo realizado por Elías Bienes: EL CULTIVO DEL VIÑEDO EN PAREDONES, LA DESAPARICIÓN DE UN AGROSISTEMA COSTERO EN BREÑA BAJA publicado en www. vinoslapalma.com en el apartado de VITICULTURA, Publicaciones de interés.

Vinos de La Palma

El cultivo en paredón surge de una época en la que la economía de subsistencia era importante, fruto de una necesidad de aprovechamiento de un terreno poco apto para otros cultivos.

Se retiraban las piedras de la zona y se concentraba la escasa tierra en esos puntos despedregados, donde posteriormente se plantaría la cepa que aprovecharía las grietas naturales de la laja volcánica existente bajo esa sorriba, para con sus raíces llegar al verdadero suelo fértil en el que encontraría lo necesario para vivir.

En la foto observamos un paredón típico de medianías en el que se combina viña con huertas. La viña está plantada en las orillas de la huerta y desarrolla su parte aérea apoyada sobre el paredón.

Formas de un pasado que han llegado al presente conservadas por algunos románticos más por amor y para emocionarnos, que por rentabilidad económica, aunque soy de las que piensa que hay muchas formas de medir la rentabilidad.

Anterior Restaurante Cueva: Un espacio gastronómico sostenible
Siguiente La cocina perfecta

Sin Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.