Si hay algo que ha gustado y gusta a todas las generaciones, son los postres. ¿Pero que sabemos de su historia? comencemos con una aventura dulce de más de 5000 años.

PREHISTORIA: (5000 A C)

Sabían preparar alimentos dulces sobre la base de savia de arce o abedul, miel silvestre, frutos y de semillas. Aparece la primera tarta en forma de galleta. En Grecia se encontró el primer dulce llamado “Obeliasque” que traducido significa ofrenda y ya en Egipto existían recetas simples de repostería. Aún no se conocía el azúcar, por lo que el sabor dulce se conseguía gracias a la miel de abeja. En la Roma antigua se empezaron a emplear nuevas técnicas y medios para dulcificar, como el mulsum (un vino meloso). En Francia los “obloiers”, un gremio que se dedicaba a hacer obleas, para las misas religiosas.
Poco a poco el pueblo comenzó a tener acceso a estos dulces, gracias a las Cruzadas que nuevos ingredientes se incorporaron al recetario.

AÑO 1440

Una ordenanza utiliza por primera vez la palabra “pasteleros”.

SIGLO XVII

En el siglo XVII se descubre la levadura biológica, lo que permite que se desarrolle mucho más la pastelería. Se descubrió que calentando la leche con azúcar hasta que se concentrase, hacía que la leche durase mucho tiempo, surge así la leche condensada.

SIGLO XIX

Supone un gran auge para el mundo de la repostería, pues empiezan a aparecer pastelerías y confiterías abiertas al público. Hay una serie de ingredientes que son básicos para la mayoría de las preparaciones en el obrador pastelero, a parte del azúcar, les presentamos su historia.
CACAO: Originario de América fue llamado “Manjar de los Dioses”. Los aborígenes machacaban los granos, los mezclaban con agua y le agregaban vainilla y miel, obteniéndose un líquido exquisito; de esa manera había nacido el chocolate. Hernán Cortés, maravillado con la bebida, expresaba que cuando la tomaba se sentía eufórico, le envió al Rey Carlos V, las semillas.
MENTA: Existen unas 20 especies de menta para su utilización en la cocina, la más importante son la menta piperita y la menta verde. Posee un intenso aroma y un sabor entre aromático y picante, producen también una sensación de frescor en la boca. Desarrollan todo su sabor una vez combinadas con azúcar. La menta piperita se usa en las finas bebidas refrescantes. Para platos dulces finos como jaleas y cremas, sorbetes o granizados.
BRIOCHE: Masa ligeramente dulce y miga amarilla debido al agregado de huevos, tiene diferentes formas, puede ser del tamaño de un pan de leche o en forma de anillo o de pequeña torre. Este delicado pan que nace en Normandía, se puede usar en pastelería o platos salados. Se cuenta que Stanilos Leszczynski, Rey Polaco destronado y desterrado de Francia, pidió a Nicolas Storer (Jefe repostero) que le sorprendiera, este repostero preparó un postre con masa de brioche, le añadió vino, mermelada y crema. Había nacido el Baba Rhum, bautizado en homenaje a Alí Baba.
HOJALDRE: Se cree que ya era conocido por árabes y griegos, pero el origen exacto se desconoce. Una de las versiones se atribuye a un pas-telero francés, Claude Gelée; se dice que este cocinero preparó una masa para pasteles y se olvidó de añadir la materia grasa. Para repararlo, estiró la masa, le añadió el empaste y la dobló repetidas veces. Su sorpresa fue que al hornear los pasteles, vio que había creado una masa crujiente que se abría en finas hojas.
A groso modo esta es la historia de la repostería y de algunas preparaciones o géneros mas utilizados en la pastelería moderna, azúcar aparte.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.