“Deberíamos exigirles los mismos requisitos de calidad que exige la UE a nuestros productos ganaderos”, señala Hernán Tejera, secretario general de esta organización

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA)  solicita a las autoridades regionales que se intensifiquen los controles alimentarios a los productos cárnicos que se importan de países terceros y se comercializan en las islas, para evitar situaciones como las ocurridas esta semana, en Brasil, donde se ha destapado una trama de corrupción de venta de carne fraudulenta.

Cabe recordar que Canarias importa a través del Régimen Especial de Abastecimiento (REA) 11.700.000 kilos de carne de bovino fresca y refrigerada, 14 millones de kilos de carne congelada y 31 millones de kilos de pollo procedente de regiones extracomunitarias, entre ellas Brasil.

En reiteradas ocasiones, esta organización profesional agraria ha subrayado la necesidad de  “exigir los mismos requisitos de calidad y seguridad que la Unión Europea exige a nuestros productos ganaderos. Se trata de priorizar la salud de los consumidores y evitar alertas alimentarias con las consecuentes pérdidas económicas que ello supone”, señala el secretario general, Hernán Tejera.

Los animales de los que procede la carne que llega hasta las islas son alimentados, en algunos de estos países, con piensos de origen animal que están prohibidos en la UE después de la aparición del mal de las vacas locas. Los bajos costes en producción y mano de obra permiten que su comercialización se traduzca en unos precios frente a los cuales los productores locales difícilmente pueden competi

Los consumidores deben saber que la carne canaria se reconoce en los puntos de venta, además de por su etiquetado, a través del símbolo RUP, un sello de calidad indicativo de que el producto comercializado es originario de las islas.

“Entendemos que tenemos un gran potencial de crecimiento en ganadería, sobre todo, en producciones como pollo y cerdo. Sin embargo, estos productos cuentan con el hándicap del REA que permite la entrada de partidas de países terceros exentas de impuestos. En cualquier caso, en situaciones como esta, nos planteamos hasta qué punto deberíamos seguir arriesgándonos con los productos importados en lugar de dar una oportunidad al sector ganadero local facilitando su implantación y eliminando cortapisas, algo que esta asociación espera se vea reflejado con la aprobación de la nueva Ley del Suelo de Canarias”, subraya Tejera.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.