Al mejor estilo del título de la novela de Gabriel García Márquez “Crónica de una muerte anunciada”, parece estar el “Todo incluido en Canarias”. Los hoteles están reduciendo la oferta de todo incluido debido al fraude expansivo, más que masivo; de las falsas denuncias hechas por los turistas que buscan las mal llamada “compensación” en este tipo de “chollos turísticos” en las Islas Canarias, así que, los hoteles ahora se están decantando por ofrecer media pensión, ya que es justo en el renglón de “todo incluido” donde es más frecuente el intento de fraude.

Lo preocupante de esto es que, es precisamente la oferta del todo incluido la que disfruta de mayor demanda, ya que es la oportunidad de tener un precio referencial y al que la mayoría se limita.

Desde hace mucho tiempo el turismo británico es uno de los potenciales en las islas Canarias, haciendo esta situación que las aseguradoras inglesas declaren que este tipo de acción va ocasionar dos consecuencias claras: se elimina por completo el “Todo Incluido” o se elevará de manera considerable el precio del mismo.

Este sistema de oferta incluyendo el total de la estadía en un solo coste, también ha determinado el target del turista que acude regularmente a las Islas Canarias y que pueden prestarse a este tipo de acciones ilegales.

Y es que el problema se escribe con una “P” en mayúscula, ya que un turista que paga unos 1.200,00€ (mil libras) por sus vacaciones, con la denuncia puede recibir una compensación entre 2.000 y 3.000 libras por realizar su queja, además de los costes de abogados que puede ascender hasta las 5.000 libras y ante esta situación, es claro que el sector hotelero tomará cartas en el asunto con alguna de las dos soluciones mencionadas anteriormente.

Hay aseguradoras que ha declarado que este tipo de oferta se fue de las manos y que el descontrol también viene debido a los intermediarios que, aun así, con el bajo costo de la oferta, todavía queda espacio monetario para ellos hacerse con una parte de la negociación por el trabajo de preparar la documentación entre el turista y la operadora hotelera.

Si analizamos todos los que intervienen en estas operaciones, podemos visualizar que falta actuar de manera inteligente y ponerse a ver la forma de eliminar tantos intermediarios que siempre terminan encareciendo y entorpeciendo el resultado final de las partes involucradas en la negociación y que siempre son los que más arriesgan.

Y si faltaba algún ingrediente para empeorar la situación, los touroperadores británicos están al tanto que en los aeropuertos hay personas esperando a los turistas para canalizarlos en sus demandas a los hoteles.

Estamos ante algo más que un fenómeno, estamos frente a “mafias turísticas” bien organizadas que, han encontrado cobijo en fechorías de este tipo.

Para encontrar la cara positiva, lo analizaremos desde el punto de vista de la restauración de los diferentes municipios, sector que por años ha estado aguantado la situación que trae para ellos, que la mayor cantidad de turistas acudan a las islas con el “Todo Incluido” razón por la que el visitante, en su gran mayoría, no se aventura a conocer las ofertas gastronómicas de los alrededores, así que siempre la moneda tiene dos caras y esta es una importante para que la gastronomía tenga oportunidad de crecer con el beneficio que han debido y deben dejar mejor repartido los millones de visitantes anuales que nos visitan.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.