La agricultora, Juana Déniz, mantiene vivo este cultivo y el proceso tradicional del guisado para evitar que pase al olvido.

parque-rural-anaga

Parque Rural Anaga

El Parque Rural de Anaga, en Tenerife, presenta las características edafoclimáticas idóneas para el cultivo del ñame, tubérculo o cormo que demanda suelos de textura arcillosa para su desarrollo. Juana Déniz, una de las pocas agricultoras que quedan en la isla dedicadas a este producto tan consumido en Navidad a modo de postre, conoce bien esta peculiaridad porque dice que en “las tierras donde se cultiva no se podría plantar otra cosa”, dado el grado de encharcamiento que presentan. Consciente de que le ha tocado a ella darle continuidad a la labor que iniciaron sus padres, subraya que se resiste a abandonar este tradicional cultivo, pese al sacrificio que implica, para evitar que se pierda.

El ñame se recoge entre los meses de octubre a diciembre, momento en el que más se consume una vez guisado. Puede llegar a vender hasta 3.000 kilos de media cuando el año ha sido bueno. En ocasiones la cosecha puede prolongarse en el tiempo hasta el mes de marzo o abril. Una vez recogidos, se selecciona el material (plantones o lo hijos de la planta) para la siguiente cosecha y se conservan en las proximidades de un naciente, tapado con algo de tierra para mantener la humedad y evitar la deshidratación. Se siembran en una parcela o “manantial”, como popularmente se le conoce en Anaga al terreno cultivado de ñameras, hasta que la planta enraice y adquiera un tamaño adecuado para su trasplante en el mes de mayo. Cuando se trasplanta, se hace en surcos a 35 centímetros de distancia entre plantas y a 40 centímetros entre surcos. A partir de ese momento, será necesario esperar alrededor de dos años y medio hasta obtener la nueva cosecha.

Durante el desarrollo de la planta, Déniz explica que los cuidados que requiere son los básicos. El agua, su alimento principal, lo aprovecha del entorno donde se encuentra el cultivo ya que existen numerosos efluentes naturales que cubren las necesidades hídricas de las ñameras. La eliminación de las malas hierbas de forma manual y el control de los roedores, que excavan el suelo para alimentarse de los tubérculos, son las labores culturales que más dedicación exigen y las que más preocupan a esta agricultora. Por lo demás, el ñame crece sin fertilizantes añadidos, por lo que se puede decir que es un producto “totalmente ecológico”.

yam

Déniz cuenta con un punto de venta en Mercatenerife donde comercializa su producción al por mayor. Ha tenido que adaptarse a formatos de empaquetado más pequeños para atender las necesidades de su clientela “si antes se vendían cajas de diez o doce kilos de ñame, ahora me piden menos cantidad, entre siete y diez kilos”. Le pagan a 6 euros el kilo. El intermediario, como ocurre en la mayoría de las transacciones comerciales agrícolas, se lleva la mayor parte de los beneficios. Hay que tener en cuenta que muchas veces un solo tubérculo se vende en porciones más pequeñas, de manera individual, por lo que la renta que percibe el mayorista es más suculenta en comparación con la recibe el productor. Según esta experta, hay una diferencia entre el consumidor que conoce el ñame de Anaga y el que compra en Mercatenerife. “El primero no discute el precio de venta porque conoce el valor organoléptico y nutricional de este tubérculo mientras que el segundo busca adquirir el producto más barato sin importarle tanto la calidad”.

Sobre el futuro de este cultivo, Déniz se muestra positiva. Considera que hay juventud en Anaga que está involucrada con la agricultura y espera que algún día su hijo siga sus pasos y tome el relevo. “Está interesado y conoce bien todo el proceso”, dice orgullosa.

Además de en esta zona de Tenerife, el ñame también se cultiva en Tejina, La Laguna y Masca. En total, entre 65.000 y 80.000 kilos al año, más o menos la misma producción que en La Gomera, donde los municipios de Hermigua y Vallehermoso son los más productores con 60.000 y 75.000 kilos al año. La Palma, con diez hectáreas de cultivo y una producción de 300.000 kilos al año, es la más productora. Aún así, esta cantidad supone un 80% menos que a principios de la década de los 90 cuando se cosechaban entre 475.000 y 575.000 kilos al año.

c3b1ame-guisadoPropiedades nutritivas

El ñame es una fuente de carbohidratos y fibra que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre, además de favorecer la salud del corazón y el cerebro al prevenir ataques cardiacos o derrames cerebrales. Es rico en manganeso, oligoelemento que brinda vitalidad y protección a la salud. Actúa como un antiespasmódico natural que ayuda a relajar los músculos aliviando los calambres de la menstruación, los dolores del parto y los episodios asmáticos. También es un estimulador de las funciones orgánicas y del sistema renal y endocrino femenino. Mejora la lactancia, reduce los síntomas de la menopausia y es beneficioso para la gastritis y el reumatismo. Debido a su efecto saciador, es ideal para las dietas adelgazantes.

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.